Nita

Nita ha dejado un vacío muy grande a su compañera humana, por lo tanto, nadie mejor que ella para despedirse.

“Adopté hará tres años y medio a Nita . Llegó a casa de manos de una cuidadora del Jardinet. Su edad aproximada era de 4 o 5 años en el momento de la adopción. Yo quería una gatita negra como la noche y adulta. Nos quisimos desde el primer día. Fue una gatita que me dio mucho y pedía poco. Tras dos años en el Jardinet se encontró que a mi casa era la princesa, todo era para ella. Nita me ha dejado hace pocos días, después de luchar más de dos años, muy valiente y sin quejarse ni un solo instante de la gingivitis crónica provocada por los problemas renales. Te llevaré siempre en mi corazón. Gracias por estar en mi vida. “