White

Todas las pérdidas son un golpe muy duro, sentidos y llorados por todos. Hace unos días perdimos el precioso White. Y decimos precioso porque lo era mucho. Un gato especial que apareció en la calle, fue rescatado y pasó mucho tiempo antes de tener su segunda oportunidad. Por fin encontró una casa de acogida con la paciencia suficiente como para hacerle entender que no había que tener miedo, no debía asustarse por nada. Descubrimos que le encantaba estar con otros gatos, travieso, incansable. White no parecía estar demasiado interesado en saber si la gente lo quería, pero ya era tarde, nos enamoró. Pasó por dos casas de acogida más, muy especiales, donde poco a poco se fue tranquilizando, apasionado del juego y las aventuras.
Parecía que tenía la suerte de cara y el adoptante de su compañero “Coco” lo quería adoptar a él también pero no llegó a tiempo, este copo de nieve suave y vivaz murió antes de conocer un hogar definitivo, un ataque al corazón lo separó de su meta mucho antes de lo que nos hubiera gustado.

White se fue dejando un vacío inmenso en nuestros corazones, de repente ya no estaba. Lleva en su pequeño corazón todo nuestro amor y esperanza de que encontrara una casa, nuestros gestos de cariño y todo el amor que se le pudo ofrecer.

Esperamos que el pequeño White juegue con la luna como si fuera un ovillo de lana gigante. Para siempre en nuestro corazón.